Vivir en un mundo de complejos

Ninguna persona debe ser juzgada o juzgarse por como luce, las mujeres somos hermosas y perfectas gorditas o flacas y debemos encontrar el equilibrio para poder aceptarnos tal cual somos.

Ninguna persona debe ser juzgada o juzgarse por como luce, las mujeres somos hermosas y perfectas gorditas o flacas y debemos encontrar el equilibrio para poder aceptarnos tal cual somos. Es difícil que no encontremos en nuestro cuerpo diferentes cosas que nos gustaría cambiar, pero lo importante es amarnos y no dejar que factores externos como la publicidad, la televisión e incluso nuestra propia o personas que nos rodean y hasta nosotras mismas, nos presionemos para estar delgadas o seguir esos “cánones” de belleza que vemos día a día y que en muchas ocasiones no son reales. Desafortunadamente la belleza en los últimos años está ligada a la delgadez, la desnutrición, una imagen de mujer esbelta y delgada que muchas personas desean seguir, pero que en definitiva es solo una muestra, la realidad va más allá que el simple consumismo.

También debemos ser concientes que en esta época en la que la figura y la perfección están a la orden del día, no deben ser modelos a seguir, ya que como lo mencioné antes, ninguna mujer es perfecta por tener un súper cuerpo, eso tarde o temprano se acaba y aunque hagamos de todo para permanecer jóvenes o adelgazar con técnicas y pastillas milagrosas que prometen resultados asombrosos en corto tiempo, no hay nada milagroso o express para conseguirlo, solo la constancia, la disciplina y el deseo de hacerlo. 
Vivimos en un mundo en el que la imagen corporal y la obsesión por la belleza y la delgadez, se han convertido en una pesadilla para muchas mujeres, que cada vez que se miran al espejo ven la imagen de una mujer que no desean ser, pero solo está en su cabeza, porque la realidad en muchas ocasiones es distinta. 
Desafortunadamente las mujeres solemos vivir en una constante competencia en la que deseamos vernos mejor que aquella, vestirnos mejor que la otra, tener la mejor figura o ser iguales a esa actriz de telenovelas, etc., y todos esos prejuicios y cánones que nos han vendido, nos han conducido a llevar un estilo de vida superficial, porque la sociedad nos exige ser bonitas y esbeltas, para conseguir nuestras metas. Pero… donde queda la personalidad?, el autoestima, el amor propio, el conocimiento de sí misma y todo aquello que nos hace especiales por encima del físico y que jamás se acabará?. 
Todos estos prototipos de belleza se pueden convertir en un gravísimo problema especialmente en la gente joven, porque pocas veces pensamos antes de actuar y hablar. No nos damos cuenta que las palabras pueden llegar mucho más allá y llevar a una persona a obsesionarse con una figura “perfecta”, llevándola incluso a convertirse en una persona enferma de bulimia y anorexia. Pero esto me genera también algunas preguntas: ¿Qué es la perfección?, ¿por qué la buscamos a costa de lo que sea?, ¿una persona por el hecho de ser delgada, podrá conseguir las cosas más fáciles que una más rellenita?, ¿es necesario encontrar esa llamada perfección para ser aceptada?, la verdad no lo creo, pienso que la perfección no existe y para lograr las cosas hay que prepararse para conseguirlas, no creo que sea necesario ser mujeres 10 en físico y 0 en conocimientos para lograr nuestras metas. La belleza actual refuerza aquello que se llaman cánones de belleza, pero es una visión vana ya que no es símbolo ni de perfección ni de hermosura y lastimosamente está desembocando un rechazo total a las personas más rellenitas o con algo de sobrepeso y una presión social por ser delgado a costa de lo que sea para ser aceptado. 
Aunque es importante estar en forma y alejarnos del sobrepeso porque también afecta nuestra salud y nuestro bienestar, la delgadez extrema se está tomando a nuestras mujeres, que buscan a costa de lo que sea estar delgadas pasando por encima de su salud, hasta convertirse en una obsesión. En muchas ocasiones, esta obsesión por estar delgadas, impide a las personas llevar una vida normal, restringen por completo su entorno social, dejan de ir a fiestas, reuniones, etc., dejan de comer porque creen que todo las hace subir de peso, se sienten culpables cuando comen algo con demasiadas calorías y con el fin de llegar a ser súper delgadas dejan de pensar en su salud, ya que esta perturbación no les permite bajar de peso de manera saludable.
Desafortunadamente esta obsesión por la delgadez es desencadenada por aspectos emocionales y de la personalidad, las presiones familiares o del entorno social en el que nos encontramos, además de los medios de comunicación que nos venden todos los días modelos extra delgadas y mujeres que alcanzan sus metas por su estado de delgadez. Comenzamos a rechazar la comida, nos apasionamos por las dietas y la belleza física y el “cuidado” del cuerpo se convierte en una prioridad, nuestra meta central, por lo que quemamos tiempo, energía, dinero, etc., para conseguir eso tan anhelado. 
Por esta razón los padres, familiares y amigos, deben estar alertas ante este tipo de obsesión o cualquier cambio en la alimentación, estado de ánimo, deseos enfermizos por hacer ejercicio o dietas, ir al baño después de comer, etc., además deben dejar de hacer comentarios acerca de la delgadez como trampolín al éxito, criticas de la apariencia física de la joven. Al contrario deben convertirse en los mejores aliados a la hora de aconsejar y ayudar a esta persona que se encuentra en este gran dilema por estar delgada a costa de lo que sea, es mucho mejor ayudarla con una alimentación sana, una buena rutina de ejercicios, pero siempre acompañándola, intentando explicarle que todo lo haces por la familia y que todos harán lo mismo para tener una vida mucho más sana, pero jamás dejarla sola es la solución. No se debe presionar, atacar ni juzgar a la persona, al contrario, estas personas necesitan de un alto grado de aceptación y apoyo emocional
No permitamos que unos kilitos de más, se conviertan en una obsesión, obviamente si debe convertirse en una señal de alerta en la que seamos consientes que debemos hacer cambios en nuestros malos hábitos, pero jamás buscar la delgadez por encima de nuestra salud. 
Cuando te mires al espejo piensa que eres perfecta por lo que eres y no por lo que ves en él, simplementesi deseas bajar de peso intenta recurrir a cambios más sanos en tu vida, como una dieta balanceada, ejercicio regular, pero cambios que no generen problemas en tu salud, que al contrario se conviertan en hábitos saludables de vida, que generen una mejoría en tu cuerpo y tu autoestima. 
También recuerda que nadie debe criticarte y mucho menos hacer comentarios ofensivos porque eres rellenita o gordita, el amor propio como siempre te lo digo es lo más importante y quienes te quieren y te valoran lo hacen por lo que eres y no por tu físico. Quienes se acercan a ti por tu físico son personas vanas que solo viven por lo que aparentan y no por lo que son y créeme que estas personas no están creciendo por dentro y la belleza física se les acabará más temprano que tarde. 
Se que todas deseamos vernos todos los días hermosas, guapas, llamar la atención, pero desafortunadamente nos estamos dejando llevar por nuestro cuerpo y nos estamos valorando más por nuestro físico que por la forma en la que nos percibimos a nosotras mismas o lo que podemos ofrecerle al mundo, porque lo valemos. Es importante que te sientas feliz tal y como eres, no hay nada que cambiar, no hay nada que mejorar en ti, eres hermosa y perfecta tal y como eres ya seas gordita, flaquita, rellenita, etc. Si deseas puedes cambiar algunos aspectos que te molesten, pero no porque alguien te presione para hacerlo sino porque eres realmente consiente que es lo mejor para tu salud, pero lo más importante es que alimentes tu cerebro, tu autoestima, tu amor propio, etc. 
No pienses que si fueras más delgada, o si tuvieras la nariz o las pochecas de tal forma, te aceptarían más que hoy, no debes estar pendiente de la opinión de los demás, así te sentirás libre y la pasarás mejor, serás tu misma y nadie te criticará. Mientras tú te sientas segura de lo que eres y lo que puedes ofrecer el resto no importa, no necesitas que nadie te vea hermosa para serlo, ya que eso está en ti, si hoy te levantas y te miras al espejo diciendo “que hermosa soy” verás que irradiarás eso durante todo el día. En lugar de poner tanta energía y desgastarte en conseguir la aprobación de los demás, usa esa energía en cuestionar todas las malas creencias que tienes sobre tu aspecto y redescubrir y valorar lo única y bella que eres, y eso te hará sentir muy bien. Si tú no reconoces y valoras tu propia belleza y te aceptas tal cual eres ¿cómo puedes esperar que otros lo hagan? Empieza por ti y verás como tu vida cambiará. Ámate… Mujer… ten cuidado con la delgadez extrema, la belleza va más allá de un cuerpo perfecto o una cara hermosa. La delgadez no es sinónimo de salud y eres bella tal como eres y nadie debe criticarte o presionarte por ser como ellos quisieran, eres valiosa y la belleza es superficial. Abrazos para todas



1 thought on “Vivir en un mundo de complejos”

  1. Es sin duda la mujer el TEMA principal en el ámbito social, pues tienes diferentes e importantes funciones en el contexto familiar y cada vez se posicionan en el aspecto laboral, cultural y político en importantes, sobresalientes y predominantes logros. MUJER sinónimo de sensibilidad y a la vez fortaleza, pero sí, sobre todo belleza

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s